Programa Bandera Azul Ecológica: el poder de la Intención

Darner 1

El Programa Bandera Azul Ecológica (PBAE) fue diseñado en el Laboratorio Nacional de Aguas (LNA), en el año 1995. Entró en vigencia en enero de 1996 con la categoría de playas, con el propósito de incentivar la organización de comités locales, en las zonas costeras, para buscar su desarrollo en concordancia con la protección de las respectivas playas. Para orientar e impulsar el programa, se estableció, gracias a la iniciativa de la Dra. Anna Gabriela Ross una Comisión Nacional del PBAE, conformada en ese entonces por el MINAE-ICT-MINSA-CANATUR y el AyA. A partir del año 2001, en el primer Plan Estratégico 2001-2006, se abrió la posibilidad de crear nuevas categorías, como “Comunidades” en el 2002, “Centros Educativos” en el 2004, “Espacios Naturales” en el 2006, “Microcuencas y Cambio Climático” en el 2008; en el 2009 “Comunidad Clima Neutral”, “Salud Comunitaria” en el 2011, “Hogares Sostenibles” y “Eventos Especiales” en el 2012. En forma paralela, se han ido incorporando otras entidades públicas y privadas a la CNPBAE como: La Red Costarricense de Reservas Naturales, el Grupo ICE, la CCSS, el MAG, La Asociación Empresarial para el Desarrollo -AED- y la Fundación CO2-Costa Rica. La evolución del PBAE en sus 18 años ha permitido crear las 10 categorías mencionadas, pasando de 20 comités locales participantes en 1996 a 2959 en el año 2013. Este crecimiento ha generado un cambio profundo en nuestro país, en beneficio del ambiente, la salud pública y la calidad de vida de los visitantes y habitantes de Costa Rica. El éxito del PBAE, se ha fundamentado en varios aspectos:

  • La nobleza de sus objetivos.
  • La conformación híbrida entre entidades públicas y privadas.
  • La constitución voluntaria de Comités Locales en las 10 categorías.
  • La democratización de la toma de decisiones en beneficio del ambiente en la sociedad civil.
  • La seriedad y confiabilidad que tienen los ciudadanos en el programa.
  • La transformación de pasar de ser un programa de gobierno a un programa de Estado.
  • La integración e interrelación de las 10 categorías entre sí.

            Aunado a estos aspectos, quizás el más importante, ha sido el “poder de la Intención” de los integrantes de los miembros de la CNPBAE, los equipos técnicos y los comités locales de cada categoría. El mencionado “poder de la intención” se define como la energía positiva para identificar los objetivos, metas y las estrategias para transformar; paulatinamente a la población costarricense, creando un nuevo estilo de vida para proteger el ambiente, los recursos hídricos y la salud pública. Esta energía o buena vibra, es originada en el interior del espíritu de los miembros de la CNPBAE, la cual se traslada a los equipos técnicos y a los comités locales de las respectivas categorías. En este sentido, el poder de la intensión ha permitido enlazar nuestros átomos internos, estos a su vez integran moléculas, los cuales se enlazan y forman nuestras vidas. A lo externo nuestros espíritus se enlazan con otros espíritus creando una gran cadena de acciones positivas. Esto que parece medio exotérico es lo que hemos y seguiremos practicando en el PBAE. Lógicamente, el poder de la intención depende del estado del sujeto, el momento y el lugar en que se origina, por esto nos hemos atrevido a crear el proyecto de “Disminución de los desechos de la cuenca Virilla-Tárcoles: 2013-2100”, porque creemos estar lo suficiente entrelazados al interior como para enlazar a los ciudadanos y emprender este y otros proyectos en nuestro hermoso país.

Darner A. Mora,  Salubrista Público