Discurso Acto Premiación PBAE 2014

Alfio Piva2014

PROGRAMA BANDERA AZUL ECOLOGICA

Palabras del Dr. Alfio Piva Mesén, Primer Vicepresidente de la República, en ocasión de la entrega de galardones Bandera Azul Ecológica 2013. San José, 24 de marzo de 2014

Buenos días.

Me siento muy honrado de participar una vez más en esta importante actividad, en la cual la Comisión Nacional del Programa Bandera Azul Ecológica de Costa Rica y las autoridades públicas que la conforman entregarán el reconocimiento y los premios a los respectivos galardonados del año 2013. A todos los participantes de esta actividad les expreso mi cordial saludo.

Como ustedes saben la relación entre el ser humano y la naturaleza constituye un vínculo imprescindible para la subsistencia. Por ello, ante los peligros y las amenazas que se ciernen en el ámbito ambiental, y con la finalidad de mantener esta relación en armonía, es preciso que fortalezcamos el compromiso que tiene de la humanidad con la conservación de los recursos naturales.

Todos los habitantes del plantea tenemos la obligación de pensar y actuar sobre los problemas que le provocamos al ambiente y sobre todo reflexionar y mitigar los efectos negativos que esta situación alarmante tiene para nosotros como seres humanos.

Es importante saber que muchas personas, organizaciones e instituciones se han  dado a la tarea de contribuir en el proceso hacia el mejoramiento del ambiente.  En tal sentido, todos los sectores de la sociedad estamos llamados a educar y a realizar campañas masivas en contra de la degradación  ambiental y a favor de lograr un ambiente sano.

Programas como Bandera Azul representan un ejemplo de estas medidas saludables y amigables con el ambiente y surgen a partir de la toma de conciencia del carácter finito de los recursos naturales. Este nivel de conciencia nos conduce a todas las personas respetuosas del ambiente a reafirmar nuestra tarea y nuestra responsabilidad solidarias con las futuras generaciones.

Constitucionalmente los costarricenses tenemos el derecho a un ambiente sano, equilibrado y apto para nuestro propio desarrollo. Este derecho nos instruye para que todas las actividades productivas que desarrollemos sean capaces de satisfacer las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras.

Recibir un premio o un galardón es un reconocimiento muy importante por nuestro esfuerzo y compromiso con el ambiente; sin embargo, en lo más profundo de nuestra esencia humana, constituye una decisión por la vida, se trata, en consecuencia de instituir un tipo de modelo de desarrollo que haga viable la vida en el planeta en el presente y en el futuro.

Con este  galardón o distintivo se reconoce muy especialmente el trabajo de todos ustedes los galardonados en la búsqueda de la conservación y el desarrollo en concordancia con la protección de los recursos naturales, la implementación de acciones para enfrentar el cambio climático, la búsqueda de mejores condiciones higiénico sanitarias y por supuesto la mejoría de la salud pública de los habitantes de nuestro país.

En este acto simbólico se reafirma el compromiso que todos ustedes adquirieron al inscribirse y ser parte de tan noble programa, el cual ha logrado demostrar por varios años ser una herramienta muy valiosa en la acción de defender el patrimonio natural, que sin duda alguna es la mayor riqueza que tenemos los costarricenses.

La finalidad con la entrega de estos reconocimientos y premios está precisamente en que todas las actividades económicas, productivas y comerciales, se desarrollen y trabajen en Costa Rica teniendo siempre presente la variable ambiental, a partir de una concepción que estimule la idea de desarrollo, sin contraponerse a un ambiente sostenible.

El trabajo coordinado que lleva a cabo todos los años la Comisión Nacional del Programa Bandera Azul Ecológica tiene un fundamento social digno de nuestro reconocimiento porque las acciones emprendidas por esta Comisión están lineadas o encaminadas al logro del desarrollo sustentable, bajo la conceptualización del principio de equidad intergeneracional.

El Programa de Bandera Azul encierra toda una filosofía de respeto a la vida, ustedes tienen claro las consecuencias dañosas para el ambiente que resultan de las actividades humanas irresponsables. Por ello, desde el Gobierno de la República los instamos para que redoblen sus esfuerzos y hagan conciencia en todas las personas sobre la importancia de la prevención de los efectos no queridos en el ambiente.

El trabajo de esta Comisión es un ejemplo de cómo los sectores, público y privado, pueden llevar a cabo esfuerzos coordinados en el mejoramiento del ambiente. Con mucha mística e incomparable afán, han logrado convertir una idea en una acción concreta, beneficiosa e importante para el país y para el planeta en general.

Es digno reconocer en esta ocasión que parte de tales esfuerzos está el establecimiento de un procedimiento para buscar la mejora continua de las condiciones higiénico sanitarias de la Cuenca Virilla-Tárcoles de forma que genere conciencia y acción para que se evite o mitigue la contaminación, mediante el establecimiento de comités locales con la participación de la sociedad civil y los Gobiernos locales.

Igual reconocimiento merecen los líderes de los comités locales galardonados que han logrado convertir a sus playas, comunidades, centros educativos, espacios naturales, microcuencas, sitios con acciones para enfrentar el Cambio Climático, áreas de salud, hogares y actividades especiales; en ejemplos para el mundo en lo que tiene que ver con el cuidado de la naturaleza, del recurso hídrico y de nuestras bellezas naturales.

A ustedes galardonados el día de hoy quiero decirles que son un ejemplo dignificante porque contribuyen enormemente en la mejora de la calidad ambiental y de la vida misma. Al darles las efusivas gracias por el sentido de responsabilidad ambiental demostrado durante el año 2013 los invito para que reciban cada uno su merecido reconocimiento.

Muchas gracias.